Amazonas

Nación de mujeres guerreras que viven cerca de la frontera sur de Turquía.

Según algunas historias antiguas, las amazonas se amputaban el seno derecho para poder manejar con más facilidad el arco. Esta creencia se basaba en una razón etimológica: el nombre se deriva de la palabra griega mazos, que significa "pecho", son el prefijo a, que indica privación. En realidad, las amazonas son altas, flexibles y de pechos abundantes, miembros fuertes por el constante ejercicio, rasgos severos y nobles, y mirada aguda y desafiante. Se saben superiores a los hombres, a los que sólo utilizan como objetos sexuales. Cada año, un grupo escogido de amazonas vírgenes visita una tribu vecina, los gargarianos, con el fin de concebir hijos. Devuelven a los padres los niños que nacen y crían a las niñas enseñándoles las artes de la agricultura, la caza y la guerra.

Un regimiento de amazonas en marcha es un espectáculo impresionante. Las arqueras van desnudas, a excepción de cortas faldillas, y van armadas con arcos y flechas. Las demás llevan pantalones ajustados, túnicas y gorros, y van armadas con lanzas o hachas. La táctica de combate de las amazonas consiste en una repentina descarga de las arqueras, que disparan una nube de flechas para sorprender al enemigo y ablandarle para el ataque de las demás amazonas, con sus lanzas y hachas.

La sociedad de las amazonas es matriarcal, gobernada por una reina elegida a intervalos fijos entre las oficiales más fuertes y valerosas. Su capital, Temiscira, es una ciudad pequeña pero noble, y allí vive la reina en un elegante palacio de diseño clásico, aunque hace frecuentes recorridos por el país para inspeccionar las fuentes, las aldeas agrícolas y los campos de entrenamiento. Las amazonas dedican una parte del año a cuidar de sus granjas, y el resto lo ocupan en diversas tareas necesarias, en el entrenamiento militar y maniobras.

En otro tiempo, las amazonas aterrorizaron gran parte de Asia Menor, y sus incursiones llegaron hasta islas tan apartadas como Samotracia y Lesbos. Actualmente es raro que salgan de su territorio excepto en las visitas anuales a los gargarianos por motivos de fertilidad, y se las deja tranquilas porque los pueblos vecinos no se atreven a enfrentarse con estas indomables mujeres.

Historias destacadas

Tellero Bo

+ Leer historia

Cada cual su botella

+ Leer historia

El último vuelo de Amelia Earthart

+ Leer historia

Publicidad